¡PASE USTED SEÑOR!

No sé cuándo sucedió, pero sé que fue de un día a otro que las personas en todas partes a donde voy me empezaron a llamar señor.

– ¡Pase usted señor! – me dicen.

– ¿Me regala un cigarro? –  me solicitan.

– ¿Le ayudo señor? ¿No se lastimó al caer de la bici? – me asisten, y yo en friega me levanto sacudiéndome la tierra.

–  Estoy perfectamente bien, me podría caer cinco veces más y no me pasaría nada, respondo indignado, adolorido me subo a la bicicleta y desaparezco lo más pronto posible.

IMG_8651

La cuestión es que a mis cuarenta y cinco años yo no me había sentido como un señor, lo cual podría ser una perversa distorsión de mi mente como un mecanismo de defensa ante la inevitable verdad: el imparable paso del tiempo.

En este punto es cuando comencé a analizar la posibilidad de que tal vez ya no soy el jovencito de ojos inocentes y piel de alabastro. Aquel mancebo que corría por la pradera (ni que fuera Heidi), pudo haber dado paso a lo que hoy soy: todo un señor.

¡Bájale a tu salsa! – podrán ustedes decir con justa razón-.

Pero esta reflexión me ha llevado a entender el significado del nuevo estatus al que poco a poco me voy haciendo a la idea. Gracias a los años y a las experiencias vividas a lo largo de mi existencia, hoy disfruto mucho más la vida y lo que me ofrece a cada momento. Por ejemplo, cuando era un veinteañero tenía pocas exigencias en lo que a la comida y bebida se refiere.

Una “patona” (botella de dos litros) de Bacardí y unos Sabritones (harina de maíz hipercalórica, frita y altamente condimentada), eran lo único necesario para ambientar la fiesta, pero con los años uno aprende a beber mejor. Es común pasar del “bacacho” al vodka, después a la ginebra, más tarde al tequila y ahora en forma más exquisita al recientemente valorado mezcal. Lo que pasa aquí, es que comenzamos a apreciar los aromas y sabores de las bebidas y, gracias al fortalecimiento de la memoria gustativa, uno se vuelve más exigente.

La edad y una visión más hedonista van formando lo que somos, lo que genera que las inseguridades, baja autoestima y limitada experiencia se vayan desdibujando, dando paso a un adulto que va eligiendo lo que más le conviene o lo que más le gusta.

IMG_8568

Hoy, lo que más disfruto de la vida es compartir con mi pareja, amigos y familia de una buena comida con larga sobremesa, acompañados de vinos que sorprendan al paladar. Pongo mucha más atención a lo que como y me deleito con platillos que van desde los tacos de la esquina hasta el más fino restaurante, aunque sirva porciones diminutas.

A partir de este momento lo acepto: soy un señor, y lo afronto con todas las desventajas, las menos, y las ventajas, las más. Hoy me autodenomino un señor sibarita que se enfoca en sacarle el mayor jugo a la vida.

 

 

Un comentario en “¡PASE USTED SEÑOR!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s