CHAMPAGNE: CARO, PERO NO SIEMPRE

Beber champaña de vez en cuando no es sólo por pura mamonería. Los famosísimos vinos espumosos de la región de Champaña si son caros, pero el disfrutarlos no es privativo de tener una mega cuenta en el banco y, con un poco de atención y echándole ganitas, se pueden conseguir botellas a excelentes precios.

Este vino delicioso es tan apreciado principalmente por sus juguetonas burbujas producidas en un complejo proceso de doble fermentación (Método Chapenoise), su frescura, complejos aromas y deliciosos sabores que deleitan paladares a nivel mundial.champa.jpg

Tanto las marcas como diversos establecimientos ofrecen precios que van desde los 700 pesos hasta más de 100 mil, dependiendo de la bodega, la añada y la especulación que muchas veces ocurre alrededor del producto.

Las marcas más accesibles generalmente son Moët & Chandon y Veuve Cliquot, y el precio va escalando cuando buscamos otras como Louis Roederer, Dom Perignon y Krug, entre otras.

Es común que algunas tiendas de autoservicio ofrezcan ofertas que hacen más accesible este elixir y ese es el momento indicado para hacerse de unas cuantas botellas. Hace poco encontré una oferta de Veuve Cliquot en Soriana de Miyana en donde, además de tener un excelente precio, había promoción de 3×4. Ese día solo iba a comprar jamón y acabé saliendo con ocho deliciosas botellas de champaña de la esposa del señor muerto.

Otra excelente opción para beber champaña son las catas y degustaciones que algunas marcas organizan en tiendas, restaurantes, bares o eventos. Hace unos días la Xampa en la Condesa organizó una cata maridaje de Louis Roederer, dirigida por su embajador de marca René Rentería, uno de los sommeliers más reconocidos de México. Se ofrecieron tres etiquetas a degustar además de incluir platillos desarrollados por el chef del lugar.

Cata Champagne

El lugar es un poco ruidoso y oscuro, lo cual no impidió que el evento fuera muy ameno y el disfrute de los caldos de la bodega centenaria satisficiera hasta el paladar más exigente, obviamente el mío.

Es común que en fechas cercanas al fin de año los importadores de vinos y licores de alto nivel hagan ventas especiales. Para lograr detectarlas hay que estar siempre a las vivas para que no se nos escapen esas oportunidades. En dichos eventos es común encontrar botellas con descuentos que van desde un 20 a un 40%, por lo que es momento ideal para armarse de un arsenal para que nunca falte una botella de champaña en casa.

Por último, una buena recomendación, principalmente para degustar las etiquetas más caras, es la de reunirse entre varios amigos y juntar los centavitos, para entre todos comprar unas tres o cuatro botellas. Créanme que es una buena inversión para apreciar los mejores champañas sin que el gasto sea tan representativo para la cartera.

Pues a beber champaña para sacarle más jugo a la vida, ya que deleita al cuerpo y alimenta al alma.

 

Un comentario en “CHAMPAGNE: CARO, PERO NO SIEMPRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s